Samsung Galaxy Nexus
El terminal Samsung Galaxy Nexus, primer 'smartphone' con Android 4.0 Ice Cream Sandwich. Bobby Yip / REUTERS

Una jueza de EE UU aprobó el pasado viernes, a petición de Apple, una orden judicial por la que se prohíbe la venta del Samsung Galaxy Nexus de la compañía surcoreana por infringir varias patentes, convirtiéndose en la segunda victoria legal de los de Cupertino frente a Samsung en una semana.

Apple y Samsung mantienen una auténtica batalla legal por todo el mundo, acusándose mutuamente de violaciones de patentes, ya que compiten por la supremacía en un mercado de rápido crecimiento, el de los dispositivos móviles.

La decisión tomada el pasado viernes por la jueza del distrito de San Jose Lucy Koh se produce días después de que ella misma impusiera una prohibición sobre las ventas de la tableta de Samsung Galaxy Tab 10.1.

La decisión de EE UU restringirá las opciones del consumidor en Estados Unidos "Apple ha demostrado que, en ausencia de una medida cautelar, es probable que pierda de manera sustancial cuota de mercado en el mercado de teléfonos inteligentes y sufra un gran descenso en sus ventas en el futuro", aseguró Koh. La jueza ha programado una audiencia para este lunes en la que se considerará la posibilidad de apelación por parte de Samsung.

Como condición de la medida cautelar, Apple tuvo que pagar una fianza de más de 95 millones de dólares (75,2 millones de euros), para garantizar el pago de los daños sufridos por Samsung caso de que la medida cautelar se rechazara.

Por su parte, la compañía surcoreana aseguró en un comunicado estar "decepcionada" tras la decisión. "Tomaremos todas las medidas disponibles, incluidas las acciones legales, para garantizar que el Galaxy Nexus siga estando disponible para los consumidores", aseguró la compañía en el comunicado.

Samsung Electronics ha solicitado la suspensión del fallo de un tribunal de EE UU. "Samsung ha presentado una moción para suspender la medida cautelar", indicó la fuente que, aseguró, pretende que este dispositivo de gama alta permanezca a la venta mientras el gigante tecnológico recurre el fallo.

Samsung considera que la decisión del tribunal estadounidense "restringirá las opciones del consumidor en el mercado de los teléfonos inteligentes" de EE UU.

La multinacional surcoreana añadió que está trabajando de cerca con Google para resolver el asunto, ya que la patente presuntamente infringida concierne a una función de búsqueda unificada del fabricante de Android.

Samsung evaluó que la nueva medida cautelar no tendrá una alta repercusión comercial, ya que vende entre 100.000 y 200.000 unidades mensuales de sus teléfonos Nexus en EE UU, aunque analistas locales citados por la agencia Yonhap creen que el impacto podría ser mayor que el de la prohibición de la Galaxy Tab 10.1. De momento se ha notado la influencia del fallo judicial en la Bolsa de Seúl, donde las acciones de Samsung Electronics perdieron hoy un 2,25% de su valor.