El estadounidense Nathan Peterson ha sido detenido, juzgado y condenado a siete años de prisión por vender software pirata a través de su web.

Peterson, que se declaró culpable de dos infracciones de derecho de autor, aparte de a la pena de cárcel, tendrá que hacer frente a una multa de 5,4 millones de dólares (unos 4,2 millones de euros).

El joven utilizaba Google para conseguir más clientes y llegó a ganar más de 20 millones de dólares con el negocio.

Esta condena se ha convertido en la mayor en la historia por pirateo de software, ya que la sentencia habitual para este tipo de delincuentes es de unos 22 meses de cárcel.

Este nuevo caso supone para las empresas un gran logro en su continua lucha por defender los derechos de propiedad intelectual, un asunto que en España ha levantando gran polémica a raíz de la reforma de la LPI.

BLOG: Cebarse en la piratería