Logo del sitio

Más de la mitad de los jóvenes españoles no se conecta a Internet

Las claves:
  • El estudio "Jóvenes y cultura messenger", presentado por el INJUVE, analiza cómo influyen las nuevas tecnologías en los jóvenes.
  • El informe muestra que existe una gran diferencia social entre los jóvenes conectados y los que no tienen acceso a la Red.
  • Apenas el 41,5% de los jóvenes de entre 15 y 29 años accede a Internet.

El Instituto de la Juventud (INJUVE), la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD) y Obra Social de Caja Madrid han presentado el estudio "Jóvenes y cultura messenger", un análisis del acceso a las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC) entre los 12 y los 29 años que echa por tierra muchos estereotipos.

El estudio explica que las TIC están reestructurando la sociedad y han creado ya una nueva brecha social y generacional entre jóvenes y adolescentes, divididos entre conectados y marginados, según su clase social y su entorno tecnológico.

Si bien el acceso al teléfono móvil es prácticamente universal (el 92,4% de los jóvenes de entre 18 y 24 años), sólo el 63% de quienes tienen entre 15 y 29 años cuentan con ordenador y apenas el 41,5% accede a Internet.

Destaca el uso de los mensajes de móvil y el ascenso imparable del messenger (conversación personalizada a través de un correo instantáneo), frente al declive de foros y chats.

PERFIL DE USUARIO

El perfil de usuario "máximo" de las nuevas tecnologías, según el análisis realizado por Angel Gordo e Ignacio Megías, es un joven de entre 14 y 24 años, estudiante, chico, de clase media y conectado en el hogar familiar.

En el estudio, los jóvenes afirman que el control de los padres sobre el uso que hacen de las nuevas tecnologías es sólo teórico, y se muestran grandes deficiencias en la formación de los adolescentes, ya que los padres reconocen su incapacidad y la enseñanza primaria y secundaria no está capacitada.

En ese contexto, los jóvenes cuentan con una especie de "currículum oculto", una formación adquirida por "impregnación" y no en la enseñanza formal que está profundamente condicionada por su entorno tecnológico, su clase social y su grupo de amigos.

Así comienzan nuevas brechas generacionales importantes, incluso en tramos de edad muy cortos, y educativas, entre quienes crecen en un ambiente tecnológico y quienes no.

Tampoco es cierto, según este estudio, que los jóvenes utilicen las TIC para formarse, ya que ellos mismos afirman que el principal objetivo es el ocio y relacionarse.

DOS TIPOS DE JÓVENES

El estudio divide a los jóvenes españoles en dos grupos: jóvenes "de banda ancha" y "de banda estrecha".

Los primeros han integrado las nuevas tecnologías en su vida y en su forma de relacionarse, sin renunciar al contacto humano, y aprenden continuamente; son los jóvenes de mayor edad y disponen de una trabajo más o menos estable.

Los jóvenes "de banda estrecha" no integran las TIC, sino que las usan de forma puntual, según sus necesidades; son críticos ante las nuevas tecnologías y suelen ser más jóvenes, sin trabajo o con un empleo precario.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento