La UE ha transmitido también, en un comunicado, que el rechazo del dominio '.xxx' por parte de la ICANN es un claro caso de interferencia política de EEUU en el gobierno de la Red.

También se apunta que diversos grupos estadounidenses podrían haber influido en la decisión final.

La UE dice que este caso demuestra la urgente necesidad de que la ICANN consiga una independencia total, ya que, hasta el momento, no puede realizar cambios en el sistema de dominios sin la aprobación del Departamento de Comercio estadounidense.

NOTICIAS RELACIONADAS