Villuercas-Ibores-Jara
El pantano extremeño de Santa Lucía. FLICKR/JoseAngelAP

El patrimonio natural de España resulta privilegiado. Algunos de estos lugares son conocidos por el gran público, otros no tanto. Tal vez la marca Unesco sirva para dar a conocer la belleza del parque Villuercas Ibores Jara (Cáceres) y la Sierra Norte de Sevilla. Ambos espacios acaban de ser incluidos en la red mundial de Geoparques de la Unesco.

En los alrededores del Monasterio de Guadalupe

El Geoparque extremeño de las Villuercas está formado por un macizo montañoso aislado del sur de la provincia de Cáceres y su denominación responde al nombre de la cumbre más alta de dicho macizo: el Pico de La Villuerca (1.601 metros).

Dentro de su área está el Monasterio de Guadalupe y el sitio, que se caracteriza por una morfología y un paisaje con fracturas muy acusados, abarca un vasto periodo de tiempo geológico.

Villuercas presenta algunas de las rocas más antiguas de Europa, pertenecientes a los periodos Ediacárico, Cámbrico, Ordovícico y Silúrico (entre 650 y 400 millones de años de edad) y su patrimonio natural es también de una gran riqueza.

Posee especies de árboles monumentales, corredores de biodiversidad y aves protegidas. Podemos ver abejero europeo, la cigüeña negra, el aguililla calzada, la culebrera europea, el roquero solitario, el vencejo real y el alimoche.

El sitio cuenta con vestigios de una cultura minera y de pinturas rupestres que datan de las edades del Bronce y del Hierro.

Uno de las mayores parque de Andalucía

El Geoparque de la Sierra Norte de Sevilla comprende una zona provista de un rico patrimonio geológico.

Abarca una región de Sierra Morena donde el paisaje dominante lo conforman extensas dehesas de encinas y alcornoques. En ellos anidan especies amenazadas de extinción como las escasas cigüeña negra y el águila imperial.

El sitio es uno de los mayores parques naturales de Andalucía: abarca una superficie de 177.484 hectáreas y está situado en los alineamientos montañosos de la Sierra Morena, entre las zonas geológicas de Ossa-Morena y del sur de Portugal.

La mayoría de las rocas datan de los tiempos más antiguos de la historia de la Tierra, iniciada hace 4.500 millones años: desde los tiempos precámbricos, pasando por la era paleozoica (540 millones de años) y el periodo pérmico (290 millones de años) hasta el triásico inferior (258 millones de años).