En un comunicado emitido en Londres, la Federación anunció que abrirá varios procesos judiciales en Portugal, donde la industria ha registrado grandes pérdidas por el intercambio de música entre internautas.

El resto de los países afectados son Austria, Dinamarca, Suecia, Finlandia, Alemania, Islandia, Italia, Suiza y Hong kong.

En su comunicado, la Federación advierte a los padres de que deben vigilar las actividades de sus hijos menores, ya que afrontan el riesgo de demandas judiciales y considerables multas.

Cientos de personas han sido ya procesadas por compartir música a través de Internet, aunque la mayoría de los casos se han resuelto con acuerdos prejudiciales e indemnizaciones en torno a los 2.600 euros.

Además, la industria ha señalado que el temor a estas actuaciones legales ha reducido considerablemente la piratería en Internet. Incluso en países que aún no se han visto afectados, como España, Francia o Reino Unido.