Google
El logotipo de Google reflejado en un ojo. Cordon Press

La Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) ha ordenado a Google que elimine los enlaces a todo contenido relacionado con 90 personas que han reclamado judicialmente su derecho al olvido, hechos estos que tanto la compañía estadounidense como los expertos en privacidad consideran un caso sin precedentes.

Entre las decenas de personas que, todos ellos de forma individual, han solicitado la retirada de su información de Google se encuentran un cirujano plástico, un director de instituto y un guardia de prisiones. En ocasiones la petición está relacionada con contenidos embarazosos, otras veces con cuestiones jurídicas o incluso con cuestiones de aparente escasa importancia.

Google tiene el derecho a apelar esta decisión ante la Audiencia Nacional, como ya ha hecho en cinco ocasiones y como probablemente volverá a hacer ahora, pero las cada vez más frecuentes peticiones relacionadas con el derecho al olvido pueden acabar sentando un precedente clave en el desarrollo de Internet.

A estas peticiones de la AEPD hay que sumar la posición de la Comisión Europea, que ya estudia medidas para dar mayor control a los ciudadanos sobre lo que de ellos se publica en Internet. Según los expertos, si se impone el derecho a eliminar cualquier información personal podría acabarse alterando de forma significativa el funcionamiento de la Red, los buscadores y el flujo de datos.