La ropa habla y dice de ti más de lo que imaginas

  • Inauguramos la columna de análisis de moda que estabas esperando de la mano de la experta Anitta Ruiz
  • Consultora de moda y experta en tendencias nos contará cada semana cómo la ropa y la forma de llevarla puede jugar en contra o a favor de quien la lleva
Reina Isabel II en una reciente aparición
Reina Isabel II en una reciente aparición
Gtres

He cumplido 40 años, me he puesto aparato en los dientes y me he teñido el pelo de rosa. Muchas mañanas no encuentro nada en mi abarrotado armario y si miran mis fotos de hace 20 años les juraré que no soy yo. Nada de esto tendría importancia si no fuera porque a partir de ahora todos los viernes les voy a hablar del aspecto de los demás. Consideraba de justicia empezar por el mío. 

Salseo fashion

Esta no va a ser una columna más de tendencias. No voy a decir a nadie qué debe ponerse y si hablamos de color, lo haremos desde una perspectiva psicológica o de la semiótica. Nos guste o no, lo que nos ponemos dice mucho de nosotros. Parafraseando a Christian Dior: "Es una forma de expresar quién eres sin tener que hablar". O es que... ¿Acaso no ha comentado en el trabajo el corte de pelo de Iglesias o los calcetines de Justin Trudeaux?

Seguro que en algún grupo de WhatsApp han analizado los modelitos de Yolanda Díaz o la Reina. Porque aquí va a haber para todos. Hombres y mujeres. Ya observarán mi obsesión por el largo de las mangas de los trajes de chaqueta masculinos. La ropa habla y dice cosas, muchas cosas. Lo que vamos a intentar desde estas líneas es que aprendan el vocabulario de ese idioma y puedan interpretar todos los mensajes. Porque no es casual que en el Instagram de Pilar Alegría, Ministra de Educación, observemos que casi siempre va vestida de verde (el color que utilizan las "mareas por la educación pública") o que los trajes de Pedro Sánchez tengan un color azul en particular.

Políticos en permanente campaña, reyes de tiara y princesas catódicas. A todos los pondremos bajo la lupa para exprimir el motivo de sus estilismos, pero lo mejor es que todo lo haremos con vocación de servicio público. Es decir, aprender de los errores ajenos para que no los cometamos nosotros o alabar esos aciertos que podremos copiar para nuestra vida diaria.

Isabel II: Un estilismo perfectamente estudiado 

Empecemos por un ejemplo: La foto que ha distribuido a los medios la Casa Real inglesa con motivo de los 70 años en el trono de Isabel II. Allí se la ve a ella con uno de sus clásicos vestidos de tonos chillones complementado con su sempiterno collar de perlas, que ella misma mandó hacer con piedras de la familia cuando llegó a Reina, y unos broches gemelos de Cartier que le regaló su padre cuando cumplió los 21 años. Además, en la foto podemos ver una instantánea del difunto Príncipe Felipe y el maletín rojo que la Reina recibe cada mañana con los papeles que debe despachar y que le mantienen al tanto de la actividad parlamentaria del país. Nada, absolutamente nada, está dejado al azar. Están representados la familia, la tradición, la alegría y el compromiso con el país de la Monarca. Seguro que ahora ven la fotografía con otros ojos (compruébelo usted mismo).

Ahora, eso sí, si se convierten en lectores habituales de esta columna van a empezar a mirar, no solo las fotos, de otra forma. Y no puedo evitar pensar que no me hago responsable de si desde este momento quieren poner recta la corbata a todos los hombres con los que se crucen. Vaya aquí una declaración de intenciones. Espero que nos leamos pronto.

Mostrar comentarios