La crisis causa estragos en el sector

La ruptura de Globalia y Barceló abre la puerta a Iberostar en la puja por Halcón

El regreso de Gabriel Subías a la entidad hotelera de la familia Fluxá se considera un elemento clave para llevar a cabo una nueva negociación.

Globalia cerrará hasta 175 oficinas de Halcón Viajes y Viajes Ecuador
Globalia y Barceló dejaron en suspenso la fusión de sus divisiones de viajes.
Globalia cerrará hasta 175 oficinas de Halcón Viajes y Viajes Ecuador

Globalia y Barceló se han dado un tiempo. El desplome del negocio turístico por la pandemia global y las fuertes restricciones a la movilidad entre países ha pasado factura. Ambos grupos decidieron hace ahora casi dos semanas la paralización de la fusión de sus divisiones de viajes ante la incertidumbre generada por la Covid-19 y las dificultades para valorar los negocios de ambas partes. Este frenazo ha abierto la vía para que otro de los grandes grupos turísticos en España, Iberostar, entre en escena para poder participar en una potencial operación con Halcón. El movimiento clave es la ruidosa salida de Gabril Subías, ex CEO de Ávoris, del Grupo Barceló y su fichaje por el grupo turístico de la familia Fluxá.

La noticia de la paralización de este 'matrimonio' empresarial se conoció la pasada semana. La decisión había sido tomada previamente por los consejos de administración de los grupos presididos por Simón Pedro Barceló y Javier Hidalgo. A principios del pasado mes de mayo, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) había dado su beneplático a la transacción, que crearía el mayor grupo del sector con una facturación de más de 3.500 millones de euros. Pero no iban a seguir adelante, precisamente por las dudas ante cómo podía afectar a la operación el devenir del negocio en los próximos meses de campaña veraniega, claves para todo el ejercicio. "Se ha preferido dejar pasar el verano y ganar perspectiva. A día de hoy el escenario es muy complejo y tiene sentido esperar unos meses", aseguraban fuentes cercanas a la operación.

No será, por tanto, hasta finales de este año 2020 cuando se reanuden las negociaciones para unir ambos grupos. De hecho, las mismas fuentes señalaban que en octubre o noviembre se retomaría el proceso de ratificación del acuerdo, si bien dentro del mercado existe la impresión de que la operación es cada vez más inviable. Precisamente por eso, la eventual ruptura deja vía libre a otro de los grandes operadores del sector turístico, Iberostar Group, a entrar en escena para ir a por Halcón Viajes y todos los activos del sector de agencias de viajes del grupo Globalia, según confirman fuentes conocedoras. En el grupo controlado por la familia Fluxá y con sede en Palma de Mallorca se plantean si irrumpir para pujar y sacar de la ecuación a Barceló.

Una de las claves hay que buscarla en un directivo: Gabriel Subías. Él era directivo en Iberostar pero fichó en noviembre de 2011 por Ávoris, la división de viajes de Barceló que había iniciado la fusión con Halcón Viajes. Estaba llamado a ser el consejero delegado del nuevo grupo resultante de la transacción. Sin embargo, de manera sorprendente, salió a finales del pasado mes de diciembre. Se anunció como una decisión de mutuo acuerdo, pero en el Diario de Mallorca, el propio Subías se encargó de desmentirlo: "Lo vendieron como de mutuo acuerdo pero yo no tenía ganas de salir de Ávoris". Sobre su nombramiento, aseguró que le habían dicho que sería el nuevo líder de la fusionada, pero que ha sido Barceló quien ha pensado "que es otra etapa nueva y qué mejor que la lidere otro".

Subías fue fichado un mes después de su sonada salida de Barceló como nuevo responsable de W2M, la división de bancos de camas y touroperación de Iberostar, que es el resultado de la fusión de las dos compañías, NT Incoming y New Travelers, adquiridas en el año 2015. Después de que el grupo de los Fluxá vendieran Almundo.com en el último trimestre de 2019 al grupo brasileño CVC por 70 millones de euros, se centrarán en este negocio en la filial W2M, tal y como reconocía la propia compañía en su balance anual del pasado ejercicio. En el año 2018, último del que hay cuentas en el Registro Mercantil, esta división alcanzó los 569 millones de euros de ingresos y un beneficio de casi 2 millones. El reto del nuevo máximo directivo es tratar de hacerlo crecer y es ahí donde entraría la potencial operación con Globalia.

Esta oportunidad de los Fluxá llega en un momento especialmente delicado para el sector y, por ende, para el grupo. En el año 2019, cuando no había ni rastro de coronavirus, se logró incrementar un 5% la facturación hasta llegar a los 2.353 millones de euros y una plantilla global de 34.000 empleados (Barceló alcanzó los 3.100 millones con un beneficio de 180). El impacto de la pandemia ha hecho daño también a su negocio, obligándole a cerrar todos los hoteles. Su plan de desescalada pasa por la apertura parcial de toda su planta de establecimientos, hasta alcanzar casi un tercio.

Air Europa 

Esta operación de Globalia y Barceló no es la única que aún no se ha podido sellar por los problemas del coronavirus. La otra es la compra de Air Europa por parte de IAG (Iberia). La operación aún no ha sido notificada de manera formal a la autoridad de la competencia de la Comisión Europea en un intento para ganar tiempo mientras se renegocian los términos, con un potencial ajuste en el precio -de 1.000 millones- y de las condiciones. Éstas últimas implicaban un pago en su totalidad en efectivo. Los primeros espadas de ambos grupos aseguraron ante el Rey de España en un encuentro en mayo que las compañías aéreas se han quedado "en una situación de difícil supervivencia sin precedentes", con una reducción del 95% en el tráfico. En este contexto, Air France sigue al acecho.

El negocio turístico ha sido uno de los más golpeados por el coronavirus. Y las previsiones son muy negativas. La alianza para la excelencia turística Exceltur prevé que en el año 2021 los ingresos seguirán siendo aún un 20% menores que los logrados en 2019, pero se iniciarán la recuperación a partir del ejercicio 2023. Se trata de una auténtica travesía en el desierto en el que las operaciones corporativas están sobrevolando. Y el grupo Iberostar podrá jugar sus cartas.

Periodista económico nacido en tierras andaluzas (Jaén, 1983). Me incorporé al equipo de La Información a principios del año 2018 para cubrir el sector de las telecomunicaciones, las startups y las grandes empresas tecnológicas. Anteriormente, me ocupé de la misma área informativa en el diario 'El Español' desde su fundación. Durante los años previos colaboré en diversos medios como 'El Confidencial', 'Expansión' y las revistas 'Forbes' o 'Emprendedores'.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento