Junta General de Accionistas de 2024

Pallete recibe a STC y Sepi: "Quieren estar porque Telefónica es parte del futuro"

Afirma que los socios nuevos "aportan estabilidad" y vuelve a exigir una “regulación justa” destacando planes de crecimiento basados en la nueva hoja de ruta. Salen adelante reelecciones de consejeros y el bonus a directivos.

José María Álvarez Pallete y Ángel Vilá, Telefónica 2024
José María Álvarez Pallete y Ángel Vilá, antes de la junta general de accionistas.
Agencia EFE
José María Álvarez Pallete y Ángel Vilá, Telefónica 2024

El presidente ejecutivo de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, defiende durante la junta general de accionistas que entienden “a los que quieren estar en Telefónica porque es parte del futuro”. El ejecutivo ha dado la bienvenida a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (Sepi) y a Saudi Telecom Company (STC), aunque sin hacer mención a ellos expresamente y haciendo hincapié en el apoyo recibido de los socios “grandes y pequeños” que han respaldado hasta la fecha a la operadora de telecomunicaciones. Eso sí ha insistido en el argumento de que aportan "estabilidad accionarial". Vuelve a exigir una “regulación justa” y destaca los planes de crecimiento en caja e ingresos reflejados en la nueva hoja de ruta. La asamblea saca adelante asuntos como la reelección de varios independientes o el bonus de la cúpula de hasta 200 millones.

“Entendemos el interés que Telefónica suscita en la comunidad inversora, entendemos a todas las partes que quieren entrar porque Telefónica es parte del futuro, un futuro por el que ha apostado”, ha argumentado. No se ha referido expresamente a Sepi, que está en pleno plan de compras para alcanzar el 10% de los títulos y ser el máximo accionista, ni a STC, el grupo árabe controlado por el fondo soberano PIF que busca alcanzar el 9,9% tras sumar el primer 4,9%. Sólo se ha limitado a darles la bienvenida “a los que han decidido participar en ese futuro”.

En este contexto, el primer ejecutivo ha tratado de hacer un cierto guiño a los accionistas históricos, entre los que se encuentra Criteria Caixa y Caixabank o BBVA, o a los socios minoritarios -a los que también se refirió en la última presentación de resultados-. “Agradecemos a los que han recorrido el camino con nosotros, grandes y pequeños, porque supieron ver dónde había que estar”, ha resaltado sin hacer ninguna mención a la gobernanza ni a potenciales cambios en la estructura del consejo en el futuro cercano.

En las preguntas de los accionistas -que han sumado un total de once-, Álvarez-Pallete ha vuelto a expresar que tanto STC como Sepi vienen a aportar "estabilidad accionarial" y con una estrategia "a largo plazo". Pese a la aceleración en las compras ejecutadas por la Sepi en las últimas semanas, no se ha llegado a tiempo para poder solicitar la incorporación al orden del día de la junta un punto para designar a su vocal en el consejo de administración. Todo apunta a que habrá antes del verano una asamblea extraordinaria en la que se analizará la entrada de la Sepi y una potencial incorporación también de STC, que sigue sin mover ficha para solicitar la autorización al Gobierno para superar la barrera del 5% en base al ‘escudo antiopas’.

El presidente ejecutivo defiende que tanto Sepi como STC aportan "estabilidad accionarial" pero evita profundizar sobre cómo se organizará la gobernanza y su papel en el consejo

Además de esta somera referencia a los nuevos accionistas, el presidente, que ha insistido en el centenario de la operadora, hace mención a los planes de crecimiento contemplados en la nueva hoja de ruta (GPS): crecimiento de los ingresos anuales un 1% y de la generación de caja un 50% hasta los 3.000 millones de euros reduciendo el endeudamiento hasta un ratio entre 2,5 y 2,2 veces con el reparto de al menos 5.100 millones en dividendos. En el balance económico ha insistido en que durante los últimos ocho años ha acumulado una inversión de 71.500 millones, con una reducción de deuda en 22.000 millones y ha generado más de 21.000 millones de euros de beneficio neto (y casi 40.000 millones de caja).

Regulación "justa"

El ejecutivo vuelve a reclamar una “regulación justa” que deje competir a la operadora “en igualdad de condiciones”. El ejecutivo ha vuelto a esgrimir ese doble papel respecto a las grandes compañías tecnológicas. Por un lado, se ha comprometido a “colaborar con el sector y con el ecosistema tecnológico para que el superordenador que hemos construido se conecte con los de nuestro sector y con la nube”. Por otro, insiste en que van a “pelear para evitar un uso abusivo de las redes”, aunque no hace ninguna mención al llamado ‘fair share’, después de que haya perdido fuerza en Europa.

“Vemos a las plataformas tecnológicas que hoy dominan el mundo generando una soberanía transfronteriza que desafía las soberanías nacionales porque reinan sobre un mundo que todavía no tiene reglas”, ha resaltado, a la vez que ha advertido que esas mismas compañías -Google, Amazon, Facebook, Microsoft...- están “en riesgo por la irrupción de nuevos campeones en computación”. En un mercado con la Inteligencia Artificial en expansión, ha argumentado que la convierten en una “fuente de valor y eficiencia y, por eso, sobre esa conectividad hemos construido capacidad cognitiva que nos capacita para ofrecer servicios y productos de última generación”.

Reelecciones y bonus, aprobados

En este contexto de gobernanza, la asamblea -que se ha reunido con un quórum del 62% (frente al 58% del año pasado)- ha aprobado la reelección de tres independientes ya veteranos (Javier Echenique, Verónica Pascual Boé y Claudia Sender), de Isidro Fainé en representación de Criteria Caixa (tras el ‘sorpasso’ como socio del brazo inversor de la Fundación ante el paso atrás de Caixabank), junto con la ratificación de los dos independientes que se designaron a finales del año pasado y que tienen una relación y experiencia previa en la compañía, como son Solange Sobral y Alejandro Reynal. Todos ellos han obtenido votaciones entre el 98% y el 99% de los accionistas que asistieron.

Además de este asunto, también se ha sometido a votación tanto el informe anual de remuneraciones como el nuevo plan de incentivo a largo plazo de hasta 200 millones de euros para la cúpula directiva del grupo. El informe ha obtenido un 88% de respaldo -4% de votos en contra y un 7% de abstenciones- y el bonus ha sumado un 91% de apoyo. Los asesores de voto habían advertido previamente sobre la configuración de este bonus. Los dos grandes dieron su bendición, aunque el europeo, Corporance, recomendó votar en contra de estos dos puntos al mostrar su preocupación el importe variable y total del presidente ejecutivo y del CEO, que podría ascender al 475% y al 437% respectivamente.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento