Giro brusco en la inversión

Las grandes startups españolas buscan blindarse ante el parón en megarrondas

La mayoría llegan con capital millonario tras operaciones relevantes como las de Jobandtalent, Devo, Typeform o Paack, pero los fondos piden eficiencia y un plan para lograr o acercarse a la rentabilidad. 

South Summit 2017
Madrid se parapara para un South Summit en pleno debate sobre el frenazo.
José González
South Summit 2017

“Default alive”. Esa expresión inglesa la puso sobre la mesa hace más de un lustro el cofundador de la famosa aceleradora estadounidense Y Combinator, Paul Graham. Ahora en los ‘cuarteles generales’ de las grandes startups españolas se hacen esa misma pregunta: con crecimiento de ingresos similar en los próximos trimestres, ¿se podrá alcanzar a la rentabilidad con el dinero que hay en caja? Buena parte de los grandes nombres del sector, como Jobandtalent, Devo, Typeform, Paack, Travelperk o Factorial, levantaron ‘megarrondas’ en los últimos ocho meses, por lo que aún tienen cantidades más o menos relevantes en la despensa. Ahora, los fondos reclaman eficiencia para mantenerse ‘vivos por defecto’, con un plan para acercarse (o consolidar) a esa rentabilidad.

Después de dos años de frenesí, la actividad inversora se ha congelado especialmente en los dos últimos meses, no tanto en fases muy iniciales -donde sigue habiendo actividad por el menor riesgo de las transacciones- sino en rondas de dos o tres cifras para acelerar el crecimiento en compañías más grandes. Las rondas ‘semilla’ se mantienen sin muchos cambios. Gestoras importantes como JME Venture Capital o K Fund han asegurado estos días que mantienen el pulso en operaciones de este calibre. Buena parte de los fondos locales se centran fundamentalmente en ese tipo de transacciones, siendo los internacionales los que cubren el grueso de las más grandes. Es en el siguiente escalón donde la pelea es mayor, ante la preocupación por las condiciones macroeconómicas con la mezcla de tipos de interés e inflación al alza, crisis de suministros e impacto en el consumo y en la financiación de los propios fondos.

Las grandes gestoras de capital riesgo internacionales se han movilizado. Sequoia, una de las históricas de Silicon Valley, ha enviado un documento de 54 páginas a sus participadas en la que les avisa de que este parón no acabará en una recuperación en ‘V’ como en la Covid: “La era del premio al ‘hipercrecimiento’ a cualquier coste está llegando rápidamente a su fin”. Les anima a recortar para evitar la ‘espiral de la muerte’”. Lighspeed insistía en un artículo hace unos días: “Los tiempos del boom han terminado”. La aceleradora YCombinator escribió a las participadas de su portfolio: “Hay que planificar para lo peor; si la situación actual es tan mala como las dos últimas caídas económicas, la mejor manera de preparase es cortar gastos y extender la caja”. Softbank exigió a sus ejecutivos que redujeran las inversiones en tecnología. Y Tiger Global también sigue esa estrategia tras acumular pérdidas milmillonarias. Los que lideraron la financiación del frenesí, ahora echan el freno de manera drástica.

Las gestoras españolas también están avisando de este cambio de sentimiento y de la necesidad de asegurar la vida de la compañía en unos trimestres próximos que se antojan especialmente complicados. "Hay un riesgo de financiación porque los grandes fondos han ralentizado; será pasajero pero las empresas que necesiten ir al mercado deberán ir con tasas de crecimiento buenas; con un camino a la rentabilidad y unos 'unit economics' sólidos", apunta Aquilino Peña, cofundador de Kibo Ventures.

En España buena parte de lo que se conoce como ‘scale-ups’, compañías en fases avanzadas con tasas de crecimiento elevadas, fueron bien financiadas recientemente. Jobandtalent logró 440 millones en la ronda de diciembre (una parte más o menos significativa se destinó a recomprar acciones de socios anteriores) liderada por Kinnevik. La plataforma de ciberseguridad Devo sumó 215 millones; la compañía para descubrir eventos Fever se embolsó 200 millones, mientras que Paack o Typeform se aseguraron 200 y 122 millones, respectivamente. A estas se suman Factorial, Clikalia, Playtomic o Carto. Todas ellas lo hicieron entre septiembre pasado y este mes de mayo. Las últimas destacadas que han anunciado ampliaciones son Tinybird (34 millones) y Housfy (30 millones).

Las grandes gestoras internacionales que lideraron la financiación en la época del frenesí ahora llaman a recortar y alargar al máximo la caja disponible

La mayoría de estas compañías cuentan con colchón para tratar de pasar este invierno. También hay grandes que levantaron mucho antes. Wallapop recaudó a principios del pasado año. La plataforma para detectar falsificaciones en internet RedPoints sumó 15 millones de euros de deuda del Banco Europeo de Inversiones (BEI). La consejera delegada de esta última startup, Laura Urquizu, explicaba hace algo más de una semana en Twitter desde Nueva York (Estados Unidos), donde la compañía tiene una de sus sedes, que hoy por hoy “el Ebitda es sexy”. Y esa es una de las claves. 

La búsqueda de la rentabilidad en las cuentas está llamado a ser tema de conversación clave en las rondas de financiación que se levanten en los próximos meses. "Los dos próximos meses van a ser un poco caóticos porque se ha roto el esquema; el inversor no sabe qué 'term sheet' enviar", apunta Jordi Romero, cofundador de Factorial y también 'business angel', quien insiste en que los modelos de valoración basados en descuentos de flujo de caja a cinco años vista pueden verse muy afectados por la inflación y las condiciones macroeconómicas. En el caso de su compañía sí que han introducido algo de racionalización en el gasto -sin ejecutar despidos- pero mantienen el plan hasta 2023.

En el caso de transacciones grandes, las decisiones se están ralentizando o, incluso, frenando en el lado del capital riesgo. El presidente de la patronal del capital privado (ahora renombrada Spain Cap), Oriol Pinyá, aseguraba recientemente que ellos esperaban cierta indecisión y, sobre todo, dilación en los cierres a la espera de ver cómo evolucionan los números y si se están cumpliendo las cifras de las previsiones de los equipos gestores. La clave, según apunta Romero, va a estar en 2023 y si se produce una recesión a la que todos temen y la afección que esta puede generar en el consumo.

Mientras los tipos de interés siguen estando bajos -aunque con perspectivas claras de crecer a corto y medio plazo-, hay un ‘plan b’ que es acudir a la deuda para evitar fijar valoraciones en un entorno tan complicado y también para reducir los tiempos mientras se logra firmar la ampliación. Spotahome acaba de pactar, como adelantó La Información, una operación de ‘venture debt’ con el fondo Claret Capital Partners -socio de otras compañías como Playtomic y Jobandtalent- de más de 5 millones de euros como paso previo a la ronda que tenía previsto cerrar a lo largo de este año 2022. Cabify ha logrado cerrar una financiación del Banco Europeo de Inversiones (BEI) de 40 millones de euros para afrontar el cambio de la flota de vehículos. Ukio ha sumado 2,5 millones de deuda con Extension Fund que debería completarse con 15 millones de capital en los próximos meses.

No hay sector que pueda escapar de este giro en el mercado. Pero hay unos más señalados que otros. Los que más focos tienen sobre ellos son los que cuentan con unos balances altamente dependientes del capital externo y con ‘números rojos’ profundos en sus cuentas de resultados. De ahí el castigo importante a las empresas de comida a domicilio y las entregas ultrarrápidas, que han tenido que ofrecer sacrificios en forma de despidos y fuertes recortes de gastos para poder levantar capital con el que sobrevivir. La frase de Kagan Sümer, consejero delegado de Gorillas, que ha anunciado la salida de más de 300 empleados de su plantilla y el potencial cierre de varios mercados, lo resume: “El riesgo se ha vuelto irritante para los inversiones y nadie quiere incertidumbre en este momento. Eso hace que sea bastante difícil recaudar dinero en este momento”. Tras haber levantado 860 millones y registrando fuertes pérdidas, planeaba una nueva ronda de 700 millones pero los inversores han exigido medidas.

Pese a todo aún hay serias dudas sobre lo que sucederá en el futuro. La Covid fue también un ‘shock’ y algunos de los fondos internacionales que hoy han levantado la bandera acabaron registrando nuevos récords de inversión en 2021. Todo apunta a que la situación macroeconómica va a cambiar durante tiempo las dinámicas del sector. Pero, como aseguran varios de esos inversores consultados, existe mucho capital levantado que debe ser invertido en los próximos dos o tres años. En España, Nauta Capital, Seaya Ventures, Aldea Ventures, Kibo Ventures, 4Founders Capital o K Fund cuentan con vehículos bien financiados. Otros, pese a haber cerrado sus ‘armas’ antes, siguen teniendo pólvora seca. Y el ICO y el fondo de fondos 'Next Tech' siguen su curso.

Periodista económico nacido en tierras andaluzas (Jaén, 1983). Me incorporé al equipo de La Información a principios del año 2018 para cubrir el sector de las telecomunicaciones, las startups y las grandes empresas tecnológicas. Anteriormente, me ocupé de la misma área informativa en el diario 'El Español' desde su fundación. Durante los años previos colaboré en diversos medios como 'El Confidencial', 'Expansión' y las revistas 'Forbes' o 'Emprendedores'.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento