Desvela las cifras

Indra compromete 225 millones este año entre adquisiciones y la entrada en ITP

La compañía pagó 44 millones por Selex, su nueva división estadounidense, junto con 2,3 millones en la británica Park Air, que se suman a los 175 millones en los que valoraba el 9,5% del fabricante de motores vasco.

De los Mozos y Murtra Indra
Indra abona 225 millones este año entre adquisiciones y la entrada en ITP Aero.
Matias Chiofalo / Europa Press / ContactoPhoto
De los Mozos y Murtra Indra

Indra ya prometió inversiones en compras, adquisiciones y alianzas en el sector de la Defensa y también el tecnológico. Y el resultado es un compromiso de desembolso de 225 millones de euros desde el arranque del año, entre las diferentes adquisiciones en mercados como el británico o el estadounidense, y la irrupción en el accionariado del fabricante vasco de motores ITP Aero con un 9,5%. Ya el consejero delegado, José Vicente de los Mozos, admitió a finales de julio en el encuentro con analistas que el objetivo era ahora crecer en tamaño en el mercado español para abordar posteriormente el crecimiento fuera.

La operación de compra más destacada es, como era de esperar, la que le permitió poner pica en Estados Unidos, un mercado especialmente atractivo para el negocio de la defensa. Cuando se ejecutó la compra de Selex no se hizo público el montante, aunque se había fijado en el entorno de los 50 millones. Finalmente, según queda constancia en la documentación oficial de la empresa presentada recientemente ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), supuso el pago de 47,8 millones de dólares (44 millones de euros al cambio). Se hizo a través de la sociedad Grupo Indra Air Traffic Inc. El pacto se suscribió a finales de 2022 aunque se consumó en 2023 tras las autorizaciones regulatorias. La plantilla que incorpora es de 81 trabajadores.

La otra gran transacción tuvo lugar en Reino Unido. No tanto por el precio comprometido sino porque supone estratégica para el plan de crecimiento en el segmento del tráfico aéreo (ATM). Se trata de Park Air Systems, que estaba en manos de uno de los mayores contratistas de defensa del mundo, Northop Grumman. El acuerdo se firmó el 2 de junio y supone el desembolso de 2 millones de libras esterlinas (algo más de 2,3 millones de euros), según desvela ahora. Se trata del líder en sistemas de radio tierra-aire que diseña, fabrica y da soporte a radios para la gestión del tráfico. La CNMC ya dio luz verde a la operación en julio, pero aún quedan otras autorizaciones. Se espera que que haya un cierre definitivo en el cuarto trimestre de este ejercicio.

Al margen del tráfico aéreo, la división tecnológica (Minsait) también ha estado activa -aunque menos que en periodos anteriores- con dos compras. Una de ellas es, según queda reflejado en la documentación, la sociedad Tramasierras 2021 SL. Se trata de una firma que tiene como participada Pecunia Cards Ede, la empresa que hay detrás de Pecunpay, la firma que emite tarjetas de crédito y que está bajo el paraguas del holding de empresas Normax. Ha supuesto un desembolso de apenas 750.000 euros. La transacción, que se firmó a finales de junio pero no se hizo pública, está supeditada a las autorizaciones regulatorias. Se producirá en el segundo semestre del año.

La otra compra también estaba relacionada con el negocio tecnológico. En mayo se formalizó la adquisición por parte de Minsait del 100% de la española Deuser Tech Group por 3,6 millones de euros, según apunta ahora. La comprada es una empresa con sede en Córdoba, centrada en la digitalización industrial y cuenta con un centenar de empleados. Con este movimiento ganan presencia en el segmento de ‘phygital’ y en la industria 4.0. El consejero delegado del grupo, Francisco Adame, se ha convertido en director en el área de Industria y Logística de Minsait.

Indra pagó 44 millones por el negocio estadounidense y casi 6 millones por Park Air, Pecunpay y Deuser Tech Group

No es una compra, pero lógicamente es el movimiento más caro para las arcas de Indra. Se trata de la entrada en ITP Aero, el fabricante de motores aeronáuticos y turbinas con sede en el País Vasco. Tras meses de negociación con el fondo estadounidense Bain Capital, la empresa semipública presidida por Marc Murtra tuvo que dar su brazo a torcer aceptando un acuerdo con una valoración elevada, sin una posición accionarial especialmente relevante -buscaba superar alcanzar el 15%- y con presencia en el consejo  pero sin derechos adicionales. Lo hace a través de un vehículo que compartirá con el Instituto Vasco de Finanzas (IVF) que controla el 15,5% de ITP. El precio: 175 millones de euros. Esto supone una valoración de 1.800 millones, incluida la deuda.

¿Más compras?

¿Habrá más compras en los próximos trimestres? El consejero delegado adelantó ante los analistas a finales de julio que el nuevo plan estratégico tendrá una primera prioridad: ganar mucho más tamaño en España antes de un potencial salto internacional. "Exploraremos las oportunidades de expansión internacional, pero necesitamos primero ser líderes en el mercado doméstico”, defendió. Volvió a insistir en la necesidad de reconstruir un sector de defensa "fragmentado y con menos escala" comparado con otros países europeos. "Indra necesita liderar esa integración española a través de compras y alianzas estratégicas", argumentó. 

La compañía, que ha revalorizado sus acciones más de un 20% desde el arranque de año, ha cerrado el primer semestre disparando el beneficio neto un 35% hasta los 90 millones, frente a los 66 obtenidos en el mismo periodo del año anterior. Los ingresos crecieron un 11,5% hasta superar la barrera de los 2.000 millones de euros. Estos números han permitido elevar las previsiones para lo que queda de año. En el primer trimestre de 2024 se presentará el nuevo plan estratégico en el marco de un Investor Day. El último que se llevó a cabo tuvo lugar en noviembre de 2017.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento