Filial en Estados Unidos

Iberdrola se lanza a comprar el 18,4% que le falta en Avangrid por 2.280 millones

Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola.
Iberdrola se lanza a comprar el 18,4% que le falta en Avangrid por 2.280 millones.
Iberdrola
Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola.

Iberdrola ha lanzado una oferta para adquirir el 18,4% del capital de su filial estadounidense Avangrid y hacer con el control total -ya posee el 81,6%-. Ofrece 34,25 dólares por acción, lo que supone una prima aproximada del 10% respecto al precio medio ponderado de la cotización de los últimos 30 días. Este precio supone una inversión de 2.486 millones de dólares (unos 2.280 millones de euros) para la eléctrica que preside Ignacio Sánchez Galán.

Según ha comunicado la compañía española este jueves a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el objetivo de la operación es incrementar la exposición del grupo al negocio de redes en Estados Unidos en un momento clave para la empresa, que quiere crecer en mercados con alta calificación crediticia y en negocios regulados como el de redes.

Con sede en Connecticut, Avangrid cuenta en la actualidad con 44.000 millones de dólares (40.396 millones de euros) en activos y opera en 24 estados. Sus principales negocios son dos: redes y energías renovables. A través del primero, posee y opera ocho empresas de electricidad y gas natural, que prestan servicios a más de 3,3 millones de clientes en Nueva York y Nueva Inglaterra. En la actualidad, cuenta con 8.000 trabajadores.

Avangrid es también la tercera mayor empresa de energías renovables del país por capacidad instalada y lidera el desarrollo de la energía eólica marina, un vector fundamental de la transición energética, con una cartera de proyectos de más de 6.000 MW. Está previsto que en 2025 la capacidad instalada renovable de Iberdrola en Estados Unidos alcance aproximadamente los 10.000 MW, con un crecimiento del 70% en una década. 

apuesta por ee uu

  • En menos de dos décadas, Iberdrola se ha convertido en uno de los mayores grupos del sector eléctrico norteamericano, cotizando desde 2015 en la bolsa de Nueva York.

La transacción se produce al poco tiempo de haber recibido el pago de 6.000 millones de dólares (casi 5.500 millones de euros) correspondientes a la operación compra de 13 plantas eléctricas por parte del Gobierno mexicano. Iberdrola y Mexico Infrastructure Partners (MIP) firmaron un acuerdo por el que el fideicomiso liderado y gestionado por la compañía estatal azteca adquiere 8.539 megavatios (MW) de capacidad instalada: 8.436 MW de ciclos combinados de gas y 103 MW eólicos. Meses más tarde, en junio, comunicaron los términos del acuerdo por el que MIP se queda con el 55% del beneficio bruto de explotación (Ebitda) de Iberdrola en el país, incluyendo los contratos asociados y los más de 410 empleos relacionados.

Además, la compañía liberó 11.000 millones de euros para invertir de una tacada tras renunciar la fusión de la propia Avangrid con PNM Resources. Tras varias trabajas por parte de las autoridades de Nuevo México, optó por escindir el acuerdo que se firmó en octubre 2020 "al no haberse cumplido en el plazo contemplado al efecto las condiciones previstas en el mismo para el cierre de la operación". La operación valoraba a la empresa en unos 8.300 millones de dólares (7.500 millones de euros al cambio actual) y era uno de los pilares estratégicos para el crecimiento de Iberdrola en Estados Unidos.

A por la eólica marina y las redes de EE UU

No obstante, Iberdrola tiene un 'plan B' en el país norteamericano, que pasa por expandirse en eólica marina y la modernización de las redes, tal y como publicó este medio y reconoce en la nota.

En noviembre del año pasado, presentó su plan estratégico para el periodo 2023-2025 y Estados Unidos era el principal destino inversor para los tres años, con el 47% de la cifra total, seguido de Reino Unido (16%) y España (13%). En el monto total se incluían 11.000 millones de euros para hacerse con PNM, por lo que dispone de un 'extra' con el que no contaba y puede aumentar así su flexibilidad financiera.

La combinación de negocios de redes y la generación de energías renovables es uno de los principales diferenciadores de la compañía. En los últimos tres años (2020-2022), Iberdrola ha invertido en Estados Unidos 9.000 millones de dólares, y solo en 2021 se superaron los 3.000 millones de dólares (2.738 millones de euros). En concreto, en la actividad de redes eléctricas de transporte y distribución, la compañía está realizando inversiones en modernización y digitalización, con el fin de incrementar la calidad de servicio y la resiliencia ante fenómenos meteorológicos extremos y de posibilitar la integración de más energías limpias al sistema.

Según la compañía, la ley Climate Leadership and Community Protection Act (CLCPA) del estado de Nueva York exige 10.000 MW adicionales de capacidad solar y 9.000 MW de eólica marina, lo que junto con la ley de Reducción de la Inflación, provocarían probablemente una importante congestión en las líneas de transporte. De este modo, está incrementando su nivel de inversión en el negocio regulado de redes -que ofrece una retribución estable- y se prepara para modernizar las redes eléctricas del estado y facilitar una mayor integración de las energías renovables. El proyecto constará de dos fases y supondrá una inversión de 3.663 millones de dólares (3.315 millones de euros) para reforzar los tendidos de la zona y proporcionar la entrada masiva en el sistema de nuevas energías limpias.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento