Pobreza

Es una patología social de nuestros tiempos. Al día mueren 24.000 personas de hambre, 16 cada minuto.


Mientras unos fallecen por obesidad y por exceso de colesterol, otros en cambio nunca llegan a saber el color de la coca-cola ni a qué sabe un polo de limón.


El desarrollo del siglo XXI abre aún más la brecha entre el bien y el mal. La responsabilidad de contener este deterioro larvado en las conciencias humanas incumbe exclusivamente al ser humano. Seamos condescendientes y compartamos.