Lorca recupera su patrimonio histórico y su fulgor turístico

Castillo de Lorca
Vista del castillo de Lorca, en Murcia. (Jose Lorca/Wikimedia)
  • La Fortaleza del Sol, la sinagoga o los escudos y símbolos heráldicos destacan entre sus reclamos turísticos.
  • Una estatua de 1,95 metros refleja el respeto y el cariño con que Lorca recuerda al monarca Alfonso X.
  • El parador, ubicado en el castillo, o el templo colegial de san Patricio, han experimentado una intensa rehabilitación tras el terremoto de 2011.

Lorca ha sabido restañar las heridas existenciales que le infligió el devastador terremoto de mayo de 2011. La ciudad, tercera en población de la Región de Murcia, trata de emular a grandes urbes como San Francisco o Lima, que, tras soportar temblores que resquebrajaron toda su fisonomía, volvieron a levantarse con más vigor si cabe.

En el caso de la localidad del río Guadalentín, la cercanía temporal de la sacudida sísmica provoca que todavía le quede un largo trecho por recorrer.

Recuperarse y adaptarse al riesgo. La capacidad para conjugar ambas acciones la ejemplifica el castillo, y más en concreto el parador que despunta en su interior. Cuando sobrevino el referido terremoto, se hallaba a escasos meses de inaugurarse tras una obra faraónica de rehabilitación. El movimiento que los griegos clásicos atribuían al dios Poseidón obligó a reconsiderar todo el proyecto. Ahora muestra un ostentoso y hermético sostén de vigas de hierro que le permite resistir mejor los avatares sísmicos. Curiosa su silueta con forma de cubo recubierta del citado armazón férreo.

El vigía lorquino

Antes del percance que conmocionó Lorca las obras de rehabilitación habían permitido destapar la antigua sinagoga del siglo XV, ubicada junto al actual parador y al aljibe islámico, y que preserva restos de viviendas judías e incluso un matadero. También en las cercanías de este enclave emblemático lorquino se encuentra la Fortaleza del Sol, denominación que recibió la antigua alcazaba islámica, o la muralla almohade.

La llamada torre Alfonsina, construida en la parte superior del cerro, culmina el imponente conglomerado monumental que ejerce de vigía de Lorca.

La torre Alfonsina culmina el imponente conglomerado monumental Ese apelativo de Alfonsina proviene de su construcción por orden de Alfonso X, monarca al que el municipio recuerda con una mezcla de respeto y cariño. La enorme estatua de 1,95 metros (más otro metro del pedestal) ubicada en la céntrica plaza de España y esculpida por el artista Pedro Jordán Almansa da buena muestra de esa combinación de sentimientos. O el concurrido colegio público que también evoca al monarca con el sobrenombre de 'El Sabio'.

La estatua parece que custodie el templo colegial de San Patricio, reabierto hace escasos días tras años de cierre para reparar los desperfectos causados por el letal terremoto. Los visitantes ya pueden contemplar sus tres naves interiores, con sus 12 capillas laterales.

Toda la construcción fue concebida en honor a san Patricio, tras vencer ese día del santoral, en concreto el 17 de marzo de 1452, las tropas cristinas al ejército musulmán en la batalla de Los Alporchones. Las obras se prolongaron durante dos siglos y medio.

El atractivo de la plaza de España

La plaza de España se asienta como el epicentro turístico urbano de mayor atractivo turístico (una vez visitado el castillo), con el templo de san Patricio, la casa consistorial, el palacio del Corregidor y las salas capitulares como principales reclamos.

Lorca da para un paseo sosegado y atento, que permita descubrir y contemplar ese centenar de escudos y símbolos heráldicos que lucen algunos de sus edificios monumentales, como la casa de los Guevara, la de los Calderones, la iglesia de Santo Domingo, el convento de las mercedarias o el colegio de la Purísima, por citar algunos ejemplos.

Del centro de artesanía a Caravaca

Ese recorrido también ofrece la oportunidad de perderse en los detalles de los objetos que contiene el centro de artesanía local, entre los que destaca, por su tamaño, un imponente escorpión. O de lamentar los cuantiosos daños materiales sufridos por la ciudad. Los edificios señoriales se alternan con otros que han perdido su alma, agrietados, vacíos por dentro, desolados. O de contemplar la pasión por la Semana Santa, resumida en su propio museo.

Y quien ande de turismo por Lorca puede acercarse a Caravaca de la Cruz, a unos 50 kilómetros, que celebra Año Jubilar. Su solemne y amurallada basílica, que guarda con devoción astillas del Lignum Crucis en que murió Jesucrito, merece algo más que una visita rápida.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:
Publicada en la dirección url http://www.20minutos.es/noticia/2999204/0/lorca-patrimonio-turistico-tras-terremoto/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR