El Papa es Ratzinger y se llama Benedicto XVI

Ratzinger
Ratzinger, aclamado como nuevo Papa en el balcón de la Basílica de San Pedro. (EFE)
El cardenal alemán, Joseph Ratzinger, ha sido proclamado papa a la cuarta votación. Tiene 78 años y era el favorito de la mayoría continuista de la línea de Juan Pablo II.

Fue la mano derecha del anterior primado y prefecto para la doctrina de la fe. Ratzinger será coronado como nuevo papa el domingo 24 de abril a las 10 de la mañana.
La espectación es inmensa: cientos de miles de files en San Pedro, cientos de millones de telespectadores en todo el mundo e internautas han esperado la noticia.

Primero una confusa fumata blanca ha anunciado la llegada de un nuevo Pontífice. Luego las campanas lo han confirmado, disipando las dudas en San Pedro. Los gritos de alegría y los aplausos llenan el ambiente. Sólo faltaba saber el nombre.

Se ha hecho esperar unos minutos. El encargado de dar a conocer a todo el mundo del nombre del nuevo Papa ha aparecido en el balcón y ha pronunciado las míticas palabras "Habemus Papam". Unos segundos después ha dado al mundo el nombre más esperado: Ratzinger.

Los aplausos no se han hecho esperar, a continuación el nombre que tomaba: Benedicto XVI. Es un homenajea Benedicto XV, que eligió este nombre para su papado como reflejo de su afán evangelizador.

El nuevo Papa ha comparecido por fin en el balcón central de la Basílica de San Pedro donde, arropado por el clamor de los miles de fieles presentes en la plaza, pronunciaba sus primeras palabras: "Soy un humilde trabajador de la viña del Señor".

Benedicto XVI se ha mostrado sonriente, emocionado y nervioso mientras se dirigía, ya como nuevo Pontífice, a los presentes: "me consuela saber que Dios sabe trabajar y que actuará con instrumentos suficientes para llevar adelante mi Pontificado".

Ataviado con los tradicionales hábitos pontificales blancos y una capa roja corta ha realizado una primera petición a los presentes instándoles a que rezaran por él y por su papado, "sobre todo confío en vuestras plegarias".

Ratzinger también tuvo palabras de recuerdo para Juan Pablo II, del que durante años fue su brazo derecho. Antes de abandonar el balcón impartió la bendición Urbi et Orbi a la ciudad de Roma y al mundo entero.

Miles de fieles le han acalamado: "Benedicto, Benedicto"

Su primera intervención ha sido breve, de tan sólo unos minutos de duración, pero suficiente para que los miles de fieles congregados ante el balcón, que escuchaban con expectación las palabras de su nuevo Pontífice, le hayan aclamado al grito de "Benedicto, Benedicto".

Todas las redacciones del mundo trabajaban a marchas forzadas. En este caso el nombre era archiconocido por todos los que han seguido el cónclave. Las reacciones al nombramiento de Ratzinger como nuevo papa no se han hecho esperar. Los más conservadores aplauden la decisión tomada por los cardenales y se muestran satisfechos ante la designación del alemán. Los reformistas, sin embargo, consideran que la elección de Joseph Ratzinger es un error y la consideran "muy negativa"para el catolicismo.


Alegría desbordada por la fumata blanca

Tras cuatro votaciones el anuncio se ha hecho a las 17.30 horas con la tradicional fumata blanca. Tras unos primeros momentos de confusión por el color del humo, de un gris oscuro, la alegría ha inundado la Plaza de San Pedro. Las campanas han repicado disipando todas las dudas: "Habemus Papam".

La Plaza de San Pedro se ha convertido un hervidero de gente, vítores y gritos de alegría ante la elección del sucesor de Juan Pablo II. Los miles de fieles que se encontraban mirando hacia la chimenea han estallado en aplausos cuando, para confirmar el color de la fumata, han repicado las campanas en el Vaticano. Mientras, en todo el mundo, seguían en directo la retrasmisión de la fumata a través de las cámaras de la Televisión Vaticana.

La confusión ha vuelto a ser la protagonista en la tercera fumata

La confusión ha vuelto a ser la protagonista en esta tercera fumata. “¡Es blanca! ¡Es blanca!”, los fieles lo tenían claro, no tanto como los medios de comunicación, muchos de los cuales se han mostrado incrédulos ante el color del humo de la chimenea de la Capilla Sixtina y han preferido esperar al repique de las campanas para confirmar la noticia.

Y es que el humo que salía de la chimenea ha tenido en los primeros momentos un confuso color grisáceo, ni blanco ni negro. Tras la incertidumbre, la alegría ha llenado la Plaza de San Pedro, en la que miles de fieles celebran la llegada de un nuevo Pontífice con una estruendosa ovación.

Tras la fumata, las miradas se han dirigido hacia el balcón central de la Basílica de San Pedro, donde el cardenal Jorge Arturo Medina ha anunciado a Joseph Ratzinger como nuevo Pontífice tras el tradicional "Habemus Papam".

Los 115 cardenales han elegido al 265 pontífice tras cuatro votaciones y dos fumatas negras. Ratzinger ha contado con el apoyo de al menos dos tercios de los purpurados presentes en el cónclave.

NOTICIAS RELACIONADAS

Publicada en la dirección url http://www.20minutos.es/noticia/17920/0/benedicto/ratzinger/papa/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR

Hemos bloqueado los comentarios de este contenido. Sólo se mostrarán los mensajes moderados hasta ahora, pero no se podrán redactar nuevos comentarios.

Consulta los casos en los que 20minutos.es restringirá la posibilidad de dejar comentarios