Versión impresa

Ley y orden policiales

Dos de ellos, que iban de paisano, agarraron a un pobre hombre cuyas mercancías eran unas gafas de sol. Ante el rechazo que expresaba el público, le arrastraron rápidamente hacia la patrulla. Yo, de naturaleza curiosa, les seguí.

Ante los ruegos del vendedor para que le fuera devuelta su mercancía, la Policía contestó: «En tu país te llevarías una paliza, pero aquí no somos así». Los agentes metieron las gafas de sol en el maletero y ordenaron al hombre que se marchase. No le dieron ningún recibo por la mercancía incautada como obliga la ley.

Llamé a un amigo fiscal para contarle que había visto a unos policías cometer un hurto. Me respondió que era un robo con fuerza e intimidación, con un posible agravante de abuso de autoridad. Le pregunté por la posibilidad de denunciar el delito. Me dijo que se podía, pero que nunca prosperaría.

Hemos bloqueado los comentarios de este contenido. Sólo se mostrarán los mensajes moderados hasta ahora, pero no se podrán redactar nuevos comentarios.

Consulta los casos en los que 20minutos.es restringirá la posibilidad de dejar comentarios