El 'gato resbaloso' que se desliza a ritmo de Queen