Chris Pratt se ganó el visto bueno de Arnold Schwarzenegger