iPhone 8, la evolución más 'aburrida' de Apple