Tres jóvenes barceloneses llegan con su proyecto a Silicon Valley