Rosario electrónico, el último 'gadget' que divide a los fieles