Una montaña rusa real con cascos de realidad virtual