Amazon Prime, Netflix y otras plataformas reducen la calidad