El nivel de concentración de gases de efecto invernadero es alarmante