Crean un virus que podría matar el cáncer