Abrazar vacas, una efectiva terapia antiestrés