El coronavirus se concentra en boca y nariz la primera semana y hace que los pacientes sean "infecciosos muy pronto"