Un bulldog destruye un título universitario