La bailarina que no se detuvo ante el bullying

Sami tiene 17 años y nació con síndrome de Down. Estaba cansada de que la gente la insultara e incluso habló con el ministro de Educación para que eliminase la palabra "mongola" y sus derivados del currículo biológico. Sami ha encontrado una pasión para expresarse libremente: bailar ballet.