Le dijo que su tarjeta no funcionaba y desató un tsunami