Las empresas que no registren la jornada laboral de sus trabajadores se enfrentan a multas de hasta 6.250 euros