Los gatos domésticos no sobreviven en la calle