El banco más bonito del mundo, en Galicia