Las segundas consultas del rey marcan los contactos