Iglesias y Ada, encerrados en un ascensor