La imagen de España no ha sufrido por el conflicto catalán