Rosell pide que se acabe la crispación