Casado reclama que los herederos de Batasuna no puedan ser interlocutores políticos