El Gobierno instalará un escáner para que no se grabe la exhumación