Abucheos y decepción de los independentistas