El conseller apunta a un fallo humano como causa del accidente