Las columnas empiezan a acercarse a Barcelona