La batalla política vuelve a los nacionalismos tras abrirse la campaña