Operarios limpian los restos de la batalla campal en Barcelona