Mariano Rajoy afirma no tener "líneas rojas"