Radicales de la CUP queman imágenes del rey en Barcelona