Una semana aciaga para los pactos de gobierno