La primavera, más calurosa de lo normal