Podemos sigue con la mano tendida al PSOE